viernes, 31 de octubre de 2008

Pushkar

Teniamos muchas ganas de ponernos manos a la obra y visitar nuestra primera ciudad del Rajastan. El Rajastan es famoso por muchas cosas, por sus castillos y fuertes encaramados en lo alto de colinas, por sus palacios y por lo colorido y pintoresco de sus gentes. Pushkar defraudo un poco, pues no hay castillos que den la talla, y aunque color y palacios los hay, estos estan mas bien dirigidos hacia la misma funcion que Varanasi, es decir, ser un sitio de peregrinacion donde los peregrinos vienen a lavar su alma.


Pushkar no es tan grande como otras ciudades que hemos visto y eso sin querer hace que el nivel de basura sea mas llevadero, aunque no deja de ser India. En vez de un rio aqui los chapuzones tienen lugar en un lago, que tiene un color mas agradable que el rio Ganges. El lago en si esta rodeado por palacios antiguos que miran al lago con sus "ghats", osea terrazas con escaleras para facilitar que los peregrinos puedan bajar a bañarse.

De todos modos lo primero que vimos fue un templo dedicado a Brahma que en la religion hindu es el dios que creo el universo. Para ellos es un templo muy importante porque es de los pocos, sino es el unico dedicado a este dios. Los hindus suelen seguir mas a otros dioses como Vishnu que es el "preservador del universo" y Shiva el "destructor del universo" ... vaya jaleo ! De cualquier modo el templo en si no tiene nada de espectacular, y no parece ofrecer nada especal al visitante que como nosotros no es creyente.

Despues fuimos a ver la zona del lago con los "ghats". Lo que nos encontramos nos produjo verguenza ajena con moscones en la entrada de cada uno de los "ghats" empeñados en dejar mal a su propio pais. Te tratan de demostrar que aquello es un sitio muy espiritual y despues insisten en darte unos petalos de flores para los viertas en el lago como hacen los peregrinos. Pero la espiritualidad se difumina cuando vienen pidiendo una cantidad desproporcionada de dinero. Ya veis ... muy espiritual. Ademas en los "ghats" no se pueden sacar fotos y hay que descalzarse, lo cual en la India hace una ilusion tremenda. Asique siguiendo la maxima de Perez-Reverte de que el peor sitio para admirar la torre Eiffel es la cuspide de la propia torre, decidimos dar un rodeo para ver el lago con todos los palacios. Salio de perlas y sacamos todas las fotos que nos dio la gana ... con las zapatillas puestas !


Despues subimos a un bar que estaba en lo alto de un edificio con terraza, desde donde pudimos tambien tener una perspectiva aerea. Eso la terracita estaba llena de turistas occidentales con rastas y con cara de fumarse hasta sus propios calzoncillos. Aqui es donde empezamos de captar cosas sobre cierto tipo de turismo que viene a la India. Ya haremos una reflexion mas adelante sobre todo esto.


En esta ciudad es muy famosa un feria de camellos que hay en Noviembre, muy parecida a otra tambien muy famos que se celebra en Jaisalmer, con la ventaja de que esta non esta al lado de Pakistan. Es una lastima que faltaban todavia unas semanas porque suena de lo mas entretenido. Eso si, un evento de este tipo no apto para asmaticos dada la cantidad de polvo que se levanta.

Cuando ibamos de camino al coche presenciamos una escena que lamentaremos toda la vida no haber fotografiado. Habia una especie de tapia anexa a un edificio en mal estado, el caso es que esto producia una especie de habitacion con 3 paredes donde se hallaba un individuo sentado con las manos en alto balbuceando, la cara completamente enharinada y la mirada enajenada. Parecia como si estuviera aturdido despues de explotarle la bolsa de la aspiradora en la cara. Pues bien este señor era lo que en la India se llama "sadhu", que son hombres sagrados que han renunciado a los 3 objetivos que hay en la vida de todo hindu, entre los que se haya el deber de la casta en la que ha nacido. En cambio dedican su vida a la liberacion a traves del ascetismo o de la meditacion. Esta foto es de uno parecido al que nosotros vimos.


Despues cogimos el coche y emprendimos el viaje hacia Udaipur, aunque hicimos una breve parada en Ajmer para ver el templo rojo de Nasiyan. El edificio en si es de esos por los que la India es famosa. Raro y bonito al mismo tiempo.


Pertenece a la religion Jain y por dentro tambien era interesante pues tenia una especie de maqueta decorada con oro que representa la vision de los Jain sobre el mundo antiguo. Muestra 12 o no se cuantos continentes con elefantes voladores y no se que otra cantidad de paranoias. Hay una parte que parece un palacio muy chulo, y otro una especie de torre rodeada de murallas concentricas. El caso es que mientras lo visitamos, tuvimos la oportunidad de hablar con grupo de unos 15 chavalillos que estaban en sus 20 añitos y nos sorprendio su version de que aquello era una ciudad y un castillo de oro que existio de verdad y que fue construido por un rey antiguo, del que por supuesto no supieron decir el nombre. Cada uno debe sacar sus propias conclusiones al respecto, pero de lo que no cabe duda es que cuando el nivel cultural es tan bajo es facil creer en elefantes voladores y lo que se nos ponga por delante.


El camino de Udaipur fue largo pero entretenido. Rajastan es muy llano y arido, a pesar del monzon que recien ha acabado. Esto hace que haya mucho polvo en ambiente, y a veces es molesto respirar pero tiene su encanto. Las escenas rurales de la gente vestida con saris de vivos colores y turbantes, llevando 4 o 5 ovejas con un palo recuerdan demasiado a los nacimientos de Navidad para no poner la sonrisa en la cara.

No hay comentarios: