lunes, 14 de mayo de 2012

Viaje en Avioneta por Queenstown

Lo habiamos intentado dos dias antes pero la climatologia no era buena, y las turbulencias hacian del vuelo en avioneta una experiencia poco agradable. Nuestro amigo Fabian es piloto y tras investigar varias opciones vimos que era mas barato alquilar una avioneta por horas como si el fuera a hacer horas de vuelo, que coger un vuelo organizado para turistas. Ese dia el cielo era azul sin una nube y las condiciones eran optimas.


Salimos desde Queenstown, por un valle dejando atras las estaciones de esqui.


Llegamos a nuestro primer hito en el camino, el Monte Aspiring, conocido como Tititea para los Maories. Tiene una altitud de 3033 metros.


Pasamos muy cerca y lo bordeamos, viendo tambien todos sus glaciares. Impresionante.


De ahi volamos hacia la costa. Desde esa altura el mar de montañas hacia el norte y el sur parecia no tener fin. Era espectacular


Seguimos bordeando la costa hacia el sur ...


... hasta el fiordo de Milford (Milford Sound). Es espectacular, pero echamos en falta el poder aterrizar y hacer la excursion del fiordo en barco con mas tranquilidad, pero el aerodromo estaba a rebosar de actividad y no tuvimos permiso para aterrizar.


Volando hacia el interior por el valle que llega al fiordo se aprecia un paisaje increible. Llamaban la atencion varios lagos helados ...



Esta zona se puede visitar hacer con una caminata de 4 dias ... habra que volver a hacerlo.

Despues de eso volamos de vuelta disfrutando del paisaje. Una bendicion para la vista.


Asi hasta llegar al lago Wakatipu y Queenstown. Aqui veis desde el aire el historico ferry de carbon que hay en Queenstown humeando sobre el lago.


La anecdota del viaje la puso el indicador de la gasolina, que se empeñaba en decir que estabamos con el deposito vacio cuando no lo estaba.

lunes, 7 de mayo de 2012

Nueva Zelanda - Monte Cook

En mi imaginacion el paisaje del trayecto que va desde Queenstown a Christchurch era mas amplio y con vistas a la cordillera, pero no era asi. La carretera serpenteaba por entre valles bastante cerrados que no dejaban ver mucho mas alla. Otra cosa seria bajarse del coche y subirte a alguno de esos montes.

El caso es que llegamos a una zona en la que el paisaje se abrio y se veia un lago con un desvio que indicaba la direccion del Monte Cook. El lago era en realidad una presa, y aunque no lo sabiamos todavia, ese valle tan amplio no era otra cosa que el valle glaciar del Monte Cook.


Desde el desvio hasta el centro turistico del Monte Cook se conduce por un lado del valle glaciar durante unos 30 kilometros. El paisaje parecia irreal. Era un valle completamente plano de unos 2 kilometros de anchura, pero rodeado de montes muy altos. Al fondo se veia en todo momento el Monte Cook, Aoraki para los Maoris, imponente con sus 3754 metros. Os recomendamos que pincheis en esta foto para ampliarla.


Por fin llegamos al centro turistico. Hay un hotel, muy caro por cierto, y varios apartamentos, pero mas bien poca cosa, pero el enclave es espectacular. En los bajos del hotel habia tambien una especie de museo sobre el el monte y aventureros famosos, como el mismisimo Edmund Hillary, el primer hombre en coronar el Everest. Ya os hablamos de el en los articulos de nuestro primer viaje a nueva Zelanda. El caso es que el subia el Monte Cook en plan de entrenamiento para el Everest, aunque aquel es mas del doble de alto. Aqui teneis una foto de su estatua con mochila y todo mirando al Monte Cook.


Despues de comer algo emprendimos el camino de vuelta hasta la carretera principal y hacia Christchurch. Pero al poco de salir del centro turistico vimos un desvio hacia la izquierda indicando el glaciar. Si veniis por aqui, tened mucho cuidado de no perderos esto por que es una de las cosas mas espectaculares del pais. Se conduce por unos 3 o 4 kilometros, se aparca el coche, y hay una ascension facil de unos 5 o 10 minutos. De aqui se ve hacia un lado el final del glaciar en primer termino y el Monte Cook a un lado.


O mejor dicho se ve lo que hoy es el final del glaciar pues hacia el otro lado lo que se ver es todo el valle glaciar por donde habiamos conducido. Y es desde aqui desde donde realmente consigues entender lo que has estado viendo. El glaciar del Monte Cook durante milenios era 30 kilometros mas largo de lo que es hoy, y en su lento caminar consiguio arrancar todos los montes que se encontraba a su paso creando asi ese valle de 2 kilometros de ancho que nos llamaba tanto la atencion.