martes, 21 de octubre de 2008

Calcuta

Camino del aeropuerto de Bangkok, vimos a una pareja de coreanos, y al igual que todo hijo de madre … volvimos a meter la pata. Les saludamos en japones. Todo el mundo comete el mismo error. Supongo que se sentiran como nosotros cuando decimos que somos españoles y acto seguido nos preguntan si somos de Madrid o de Barcelona … El caso es que despues volvimos a coincidir en la cola de facturacion y despues de parlotear un rato al final resulto que solicitaron la misma visa que nosotros y se la concedieron. Para mas narices, tambien se quieren establecer en Melbourne. La diferencia es que ellos acaban de empezar el viaje. Se casaron justo antes de empezar el viaje, con lo que tecnicamente estan de luna de miel. Solo que en su caso va a durar de 6 a 8 meses alrededor del mundo. Por cierto les hemos dado muchos consejos para España. Al saber que van a estar por alli en Marzo les hemos recomendado las Fallas. Asi que si veis a dos coreanos por alli, saludadles; son Jin y Jai

Total que nos hicimos buenos amigos y hemos pasado muchos avatares juntos. El primero fue en Calcuta. Nada mas llegar al aeropuerto comenzo a llover como solo sabe llover durante el ‘monzon’. Tardamos un rato en organizar un taxi, pues con la tormenta dejaron de tomar ordenes. Por cierto, si de Cuba son famosos los taxis de los años cincuenta … aqui mas bien parece los coches en los que montaba Al Capone en los años 30, … con la suciedad tambien acumulada desde los años 30.

Nuestro taxista debe ser la persona mas escualida jamas vista. Mediria cerca de 2 metros pero tenia la misma talla de cintura que Marisa. Cuando por fin salimos del aeropuerto empezamos a alucinar a colores con el espectaculo: todo encharcado, basura por todas partes y aun asi la gente andando descalza o en chancletas; contaminacion, caos circulatorio, gente con cara de mucha hambre ... En el taxi nadie dijo nada durante 10 minutos. Solo nos mirabamos los unos a los otros incredulos. Recobramos la consciencia cuando llegamos a un atasco en el que estuvimos cerca de una hora. Resulto que la tormenta habia arrancado de cuajo un arbol enorme que estaba obstruyendo la carretera. Las palabras en ingles, que es el lenguaje en comun con los coreanos, empezaron a fluir con timidez por miedo a ofender al taxista, pero el shock era unanime.Por cierto flipad con el taximetro ... no digais que no parece un contador del agua.


Cuando llegamos a la zona mochilera, llamada ‘Sudder’, fuimos a ver un albergue que a los coreanos les habia caido simpatico en la guia. La simpatia se desvanecio rapido al ver que lo que se ofrecia dentro se correspondia con lo que se veia desde fuera. Al ver la habitacion comprendimos que aquello se iba a tornar en la ‘busqueda de la almohada blanca’. Tras hacer terapia de grupo con otros mochileros suizos fuimos a ver mas y mas y mas. El hecho de que fueramos 4 facilito la movilidad y al final dimos con uno razonable … por decir algo.

Calcuta no tiene mucho que ver, y por eso era solo el punto de aterrizaje. El plan era visitar la zona al sur de Delhi que es la mas monumental, pero al ir a buscar billetes nos informaron de las fechas tan desafortunadas que habiamos elegido para llegar. Era el festival de ‘Puja’ que dura casi una semana. Esto hace que haya mucha gente vaya de un lado para otro. Para mas narices, Calcuta es el sitio mas famoso para este festival. Total que como ya habiamos visto en China, cuando tantisima gente se propone viajar lo saturan todo. No habia vuelos a Delhi hasta el dia 13, no quedaban trenes para el dia siguiente. Empezamos incluso a considerar el marchar a Nepal hasta que pasara el dichoso festival, pero tampoco habia vuelos. Ademas empezamos a experimentar de primera mano el amor de estas gentes por la burocracia, y la correspondiente inefectividad para todo. Esa noche nos fuimos a dormir agotados despues de haber caminado por las calles de Calcuta viendo cosas que no se pueden explicar y no se si ni se deberian contar.

Llego el dia y salimos del hotel con ganas de encontrar una solucion para salir de alli. Al caminar por las calles, el espectaculo era diferente. Habia muchisima mas luz y eso puso notas de color a la escena. La mierda y la miseria eran las mismas, pero ahora ya empezaban a verse cosas graciosas y curiosas. Tras el choque inicial se empezaba a comprender, porque a pesar de todo hay mucha gente que viene a la India. Eso si, lo que no hizo ninguna gracia fue ver el mercado de gallinas al lado de un socavon que dejaba el alcantarillado a la luz del dia y un vertedero enorme en plena calle que frecuentaban mas de un centenar de cuervos. Era como en la famosa escena de la capilla sixtina, los dos dedos casi tocandose, como si fueramos a presenciar de un momentro a otro el Genesis de la gripe aviar.

Al final conseguimos un tren para la noche siguiente, con 3 asientos en un vagon de aire acondicionado y otro en el de ventilador. El tren era para Varanasi. No era lo mejor pero por lo menos permitia progresar.

De mientras decidimos contratar una excursion con la gente del albergue. Le marcaron un trayecto al conductor que nos llevo de aqui para alla. Entre que algunas de las atracciones, como la casa de la ‘Madre Teresa’ estaban cerradas, y la cantidad de trafico que habia, nos tuvimos que conformar con ver 4 cosas de las 9 que nos habian programado.

Fue bonito ver un arbol de la variedad Banyan que habia en el parque botanico que tiene un perimetro de cerca un kilometro. Y es que a esta variedad le salen raices desde las ramas, que a medida que crecen van acercandose al suelo. Al final lo penetran y la raiz de marras empieza a crecer y da soporte a la rama, que puede asi seguir expandiendose hacia a fuera. Al final da la sensacion de que el ‘arbolito’ tiene un monton de troncos.


Tambien vimos 2 templos relacionados con un guru Indio llamado 'Ramakrishna', o algo asi. Este hombre pregonaba una especie de unidad entre todas las religiones. De hecho su templo parece una iglesia, una mezquita y un templo hindu al mismo tiempo.


Otra visita fue el monumento a la simpatiquisima reina inglesa ‘Victoria’.


Pero sin duda lo que mas disfrutamos de la ciudad fueron las caras de la gente, y las cosas que hacen. Cuando vienes aqui te das cuenta de que un porcentaje altisimo de la poblacion podria ser portada de la revista National Geographic. Ademas no parece molestarle lo mas minimo que les tires fotos. Al contrario, muchos de ellos incluso posan y se rien y te dan las gracias. No quiero ni imaginarme cual seria la reaccion de una persona de nuestro pais en ese estado de desamparo si le sacas una foto … echando por la bajo mentaria a 17 generaciones de tu familia.

Despues los coreanos se fueron a la cama y nosotros decidimos pasearnos por el barrio para ver la caseta local del festival de Puja. Alli charlamos un rato con la gente y tiramos alguna foto. Durante el festival se ponen muchas de estas casetas pero las figuras que aparecen representadas son siempre las mismas. Vista una … vistas todas.


Puesto que habiamos encontrado tantas cosas cerradas, los de la agencia dijeron que podiamos ir con el taxi otro rato a verlas. Asi lo hicimos y despues de encontrar la casa de la madre Teresa y el palacio de marmol otra vez cerradas, nos dimos por vencidos. Le dijimos al taxista que nos dejara en un centro comercial, y alli pasamos el resto del dia ayudando nuestros amigos coreanos a planificar su viaje, hasta que llego la hora del tren.

No hay comentarios: