sábado, 25 de octubre de 2008

Kathmandu

De Pokhara a Kathmandu decidimos volar con la ilusion de ver el Himalaya desde el avion pero tampoco tuvimos suerte ya que la ruta iba paralela a la cadena montagnosa pero sin acercarse lo suficiente y ademas la tapaban las nubes asi que solo pudimos avistar alguno de los picos muy de lejos. Hay avionetas que estan destinadas a hacer vuelos turisticos sobrevolando mas cerca del Himalaya pero nosotros ya no teniamos tiempo si queriamos ver Katmandu. En una hora estabamos alli y despues de buscar alojamiento y dejar las mochilas en la zona turistica de Thamel, un barrio donde se encuentra una alta concentracion de hoteles, restaurantes y tiendas de souvenirs y articulos de montaña, nos fuimos a comer algo rapido y a explorar la parte historica.
Para nosotros, haciendo repaso de todo el viaje, Nepal ha sido uno de los paises mas atractivos para visitar y Kathmandu es uno de sus puntos fuertes.

Entrar a la parte historica, denominada Durbar Square (Plaza Durbar), es como franquear una puerta magica hacia el pasado. Plagada de edificios religiosos, espirituales y palacios todo ello forma un conjunto muy impresionante, con un estilo arquitectonico unico en el que hay que destacar los exquisitos trabajos de tallado de la madera en ventanas y balcones. El conjunto forma parte de la lista de patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde el 1979 y es de lo mas recomendable. Durbar significa palacio y de echo aqui tenia lugar las ceremonias de coronacion y legitimacion de los reyes y el lugar desde donde gobernaban hasta hace solo un siglo atras.



Recorrer todo el complejo nos llevo toda la tarde hasta que se hizo de noche. La pena es que en todo Nepal los problemas de electricidad hacen que al caer la tarde las calles se queden sin luz y los edificios de interes historico quedan igualmente a oscuras asi que decidimos cambiar de ruta y callejear por los alrededores, lo cual fue realmente un placer. De nuevo tuvimos una sensacion extraña como de vuelta al pasado y pensamos : asi debia ser Europa hace mas de un siglo. Las calles empredradas, sin luz electrica, caminabamos a la luz de las velas que encendian los propietarios de los pequeñas tiendas. ¡¡ Y tendriais que ver las tiendas !!. No mas grandes de 3 o 4 metros cuadrados, casi como pequegnos huecos en el muro, abarrotadas de mercancia hacia la calle y con el tendero que casi no entra ni se puede mover de lo estrecho que es el espacio. Por el dia estas mismas calles adquieren otro aspecto pero son igual de interesantes, repletas de vendedores que inundan las calles, explosion de colores, bullicio, y un templo en cada cruce de calles. No paras de mirar hacia arriba pues los balcones y ventanas de madera tallada que abundan por estos parajes te mantienen entretenido.



Al dia siguiente decidimos ir andando hasta Patan, a muy pocos kilometros de Kathmandu. Tardamos una hora en llegar y aun nos quedamos mas maravillados si cabe con las joyas arquitectonicas que esconde esta pequeña ciudad. El estilo de ciudad, con la plaza Durbar como eje central, es muy parecido al de Kathmandu pero incluso mas elaborado y monumental. Es muy interesante descubrir patios a los que se accede por pequeñas entradas desde las calles y que contienen templos y viviendas de estilo tradicional con balconadas de madera tallada. El tiempo parece detenido aqui incluso mas que en Kathmandu.


Tuvimos la suerte de contemplar una actuacion de danza tradicional en el patio del palacio real.


Tambien nos animamos a visitar el museo que se aloja en el palacio, muy curioso de ver si uno esta interesado en averiguar mas sobre la religion hindu y budista. Hay mucho para leer y nosotros seguimos teniendo un jaleo tremendo sobre dioses con cara de mono, con cara de elefante, con un monton de cabezas y brazos y diosas de formas voluptuosas.

El tercer y ultimo dia de nuestra visita a Nepal tuvimos que correr y madrugar un poco para llegar a Bakhtapur, considerada la mas medieval de las tres ciudades mas monumentales de Nepal (Kathmandu, Bakhtapur y Patan). Si hay poco tiempo y hay que elegir visitar una de las tres, la mejor en nuestra opinion es esta ciudad. De hecho es la que tiene la entrada mas cara para ver el centro historico pero merece muchiiiiisimo la pena y sino aqui teneis una muestra.



Por la tarde rapidamente un taxi al aeropuerto para volar a Delhi. Lastima no haber tenido un pelin mas de tiempo para poder disfrutar con mas calma del increible patrimonio pero nos hemos prometido volver, quiza con alguno de vosotros, el que se anime, algun dia.

No hay comentarios: