jueves, 25 de septiembre de 2008

Kota Bahru

Al dejar las islas Perhentian, nuestra idea era coger un autobus para llegar a Kota Baru, ciudad desde donde tipicamente los viajeros turistas se suelen dirigir hacia otros destinos de Malasia y hacia el norte deTailandia. Nosotros pensabamos hacer una visita corta al lugar haciendo solo una noche y desde alli ir a Penang, pero mientras esperabamos el autobus comenzamos a charlar con dos chicos de origen indio, londinenses de nacimiento. Nos hablaron muy bien de Kota Baru (ellos volvian por segunda vez) asi que al final estuvimos dos noches.


Kota Baru es una ciudad no muy grande, con un caracter rural, que dicen es donde se puede experimentar mejor la cultura y tradiciones malayas en este pais. Es principalmente islamica, en contraste con la cosmopolita y multicultural Kuala Lumpur, nos encontramos con todos los puntos turisticos cerrados y todo bastante vacio debido a la celebracion del Ramadan.



Valiendonos de un mapa que nos dejaron en el albergue recorrimos la ciudad, algo que no se tarda mucho en hacer. La primera noche, nada mas llegar, visitamos el mercado nocturno, que tenia muy buen ambiente. El mercado al aire libre estaba lleno de puestos de comida y bebidas y gente cocinando y sudando la gota gorda con el calor y la gente menuda correteando y tirando petardos y bengalas, vamos, como nosotros en Navidad. Y es que este mes la alegria y la celebracion llegan por la noche a partir de las 7 o 7:15 de la tarde, cuando se acaba el ayuno. Nos encontramos a la gente muy maja, deseosos de hablar con nosotros, curiosos por saber de donde eramos.

Al dia siguiente, en vista de que no habia demasiado para hacer fuimos a visitar dos museos, que si estaban abiertos. Parece ser que Kota Baru tiene mucha tradicion artesanal y pudimos apreciar, por ejemplo, el proceso del Batik, estampados en tela que se usan como motivos para vestidos, chales,... Tambien son especialistas en trabajar la madera, el metal, el coco que utilizan para hacer utensilios como cucharones y coladores, la cesteria,...

El otro museo era un museo etnografico que hacia un repaso de la historia del lugar desde el primer asentamiento humano descubierto pasando por como y cuando se instala el Islam, hechos historicos y personajes clave con fotos de los sucesivos sultanes, en los que se puede apreciar como la region se ha ido islamizando mas y mas con el tiempo a traves del cambio en el atuendo. Por ejemplo se puede ver como las mujeres de hace 100 años aparecen sin la cabeza cubierta como ahora, y con ropa mas occidental.

Lo que nos parecio mas bonito del museo fue una exposicion en la segunda planta de manifestaciones culturales, como la musica con tambores, la danza, la construccion y competicion de cometas.


Otra cosa tipica son las obras de teatro hechas con unas figuritas en cuero de vaca que proyectan sombra en la pared. Aqui podeis ver un ejemplo de las marionetas.


Nuestra visita se completo con el mercado diario de fruta y verdura, pasando por el antiguo palacio real donde vivian los sultanes, ahora en desuso y convertido en museo, y la plaza de la Independencia.


A la hora de cenar buscamos un restaurante donde nos habiamos enterado se podia probar el mejor Ayam Percik, una especialidad local de pollo en una salsa cremosa hecha con leche de coco y acompañada de arroz. Al llegar nos dijeron que no habia mesa libre y que no podiamos esperar a que se despejara alguna ya que en cuanto terminan de servir a todos los clientes en la primera tanda el restaurante se cerraba. Nosotros ,perplejos, insistimos que era nuesta ultima noche alli y que no tendriamos otra oportunidad de probar el mejor Ayam Percik asi que al final nos buscaron una solucion muy original: nosotros adquiriamos alli el pollo con la riquisima salsa y despues nos ibamos al restaurante de al lado, casi vacio y a punto de cerrar, donde podriamos comprar un plato de arroz de acompañamiento y las bebidas, y sentarnos a cenar. Extraño pero funcionó gracias a la amabilidad y simpatia del personal del restaurante y especialmente uno de ellos que nos acompaño en persona al otro restaurante.

No hay comentarios: