lunes, 17 de noviembre de 2008

Mamallapuram

Habian retrasado el vuelo 7 horas y nos ofrecieron la posibilidad de ir en otro vuelo con escala en Bombai. Esto nos permitio comprobar con nuestros propios ojos lo que es obvio. Para muchos indios parece ser un motivo de orgullo el que en Bombay hay la concentracion de multimillonarios mas grande del mundo, pero de lo que no hablan es de las enormes extensiones de miserables chabolas que llegan casi hasta la misma pista de aterrizaje.

Al llegar una vez mas la misma historia, no hay autobuses del aeropuerto a la estacion de autobuses o de trenes. Estamos empezando a sospechar que las autoridades prefieren que no veamos los autobuses por dentro ... Total que toco coger un taxi a la estacion de autobuses. El trayecto son algo asi como 5 euros, que no es mucho pero simplemente molesta pagarlos cuando en autobus deberia costar 50 centimos. Una vez en la estacion costo que nos indicaran cuando y donde se cogia el autobus para Mamallapuram y es que con el tiempo te vas dando cuenta de que la amabilidad de mucha gente desaparece no hay posibilidad de beneficio.

El autobus tardo 2 horas hasta nuestro destino. Lo que se veia desde a ventanilla no era nada nuevo, o utilizando una expresion muy comun en los indos: "same, same, but different". En el autobus coincidimos con una chica francesa en sus 25 años. Y como comprobariamos mas tarde no era la unica. El sur de India es muy comun entre los jovenes franceses, en parte atraidos por la presencia de Pondicherry que es una ciudad mas al sur que fue la unica colonia francesa en la India. La inmensa mayoria de turistas en Mamallapuram eran franceses, hasta tal punto que los moscones se te acercaban saludando en frances. Pero de cualquier modo aqui tambien se nota otro estereotipo de turista y es que los franceses que viene son de los de fular palestino al cuello y tabaco de liar ... algunos que estais leyendo esto como Mr Alcazar sabreis a que me refiero.

Cuando llegamos llovia intensamente, asique, aunque la distancia al albergue no era grande, cogimos un tuktuk para ir alli, junto con la francesa que se animo a venir al mismo. La lluvia no ceso mas que un ratito de nada que aprovechamos para salir a cenar pescadito. El resto del rato lo pasamos en Internet, dando a la tecla para manteneros pegados al monitor.

Mamallapuram es un pueblo de pescadores que tiene algo de patrimonio en la lista de la Unesco. Por la mañana nos fuimos a verlo. Son varios templos y estatuas excavadas en roca viva que datan del siglo 7 y 8. Son interesantes de ver pero se ven bastante rapido aunque estan diseminados en diferentes areas. La cosa es que con las tecnicas que utilizaron hacen 13 siglos estaban limitados en el tamaño de lo que podian esculpir. Pero es interesante verlo y algunas son bastante espectaculares.

El mejor sin duda de los sitios que hay son los 5 "rathas", que son como templos pequeños ademas de otras estatuas individuales en forma de animales. Los templitos estan decorados con multitud de figuras que representan dioses.


Con la misma entrada de los 5 "rathas" se podia visitar el que literalmente llaman el "templo de la orilla". Y es que esta en la misma playa, aunque ahora han hecho una especie de plataforma de piedras dentro del mar para protegerlo de la erosion. Por cierto, parece que el templito sobrevivio bastante bien al tsunami del 2004, aunque el impacto debio ser tremendo.


Vimos otro sitio mas que era un gran parque que habia de camino al hotel. En este ademas no habia que pagar, y la unica dificultad estribaba en decir 5 veces "no" al pesado de turno que se ofrecia a hacer de guia turistico.


El tiempo se volvio a joribiar cuando ibamos de camino al hotel. Nos volvimos a meter en Internet y el pronostico no era muy halagueño para los proximos dias. Nuestro plan era el de relajarnos en la playa, que sin ser nada del otro mundo, por lo menos estaba limpia cuando te alejabas del pueblo. Echamos un vistazo a Internet y el adelanto de los vuelos a Singapur salia muy razonable, asi que cambiamos los billetes.

Despues nos fuimos a otro garito de la playa a comer. La comida la seguimos de una sobremesa de 3 horas viendo como la llovizna caia sobre el mar, las barcas de los pescadores y el "templo de la orilla".


Cuando llego la hora nos fuimos para el aeropuerto.

No hay comentarios: