miércoles, 5 de noviembre de 2008

Chittaurgarh

Esta vez el conductor si que se lucio y consiguio encontrar la carretera buena hacia Chittaurgarh, que para mayor sorpresa no estaba en obras. Habia un atasco enorme en un pueblo que pasamos nada mas salir en el que debian haberse quedado atascados todos los camiones del pais porque durante un rato largo nos parecio estar solos en la carretera y de hecho llegamos a nuestro destino en tiempo casi occidental.

Chittaurgarh esta dominado por un fuerte gigante de forma muy alargado que recuerda un tanto a Peñafiel. La subida en zigzag tambien esta amurallada y dentro hay un monton de cosas para ver. Las mas destacadas son el palacio Rana Kumbha y la torre de la victoria o 'Jaya Stambha' de 37 metros esculpida por dentro y por fuera. El palacio esta un poco peor conservado pero la torre esta impecable. Esto si era el Rajastan que habiamos venido a ver.


Habia otros templos menos importantes que dan cobijo a un monton de monos. Tambien vimos uno de los depositos de agua que los antiguos 'rajputs' construyeron para abastecerse en caso de sitio. La lastima fue que de camino a Bundi al transferir las fotos de la camara a la PDA se lleno la tarjeta memoria y por accidente perdimos las fotos que habiamos sacado en Chittaurgarh. Asi que las fotos que habeis visto aqui estan sacadas de Internet.


El camino a Bundi se hizo dificil pero muy interesante. Era una autopista en construccion lo que castigo nuestras fosas nasales con mucho polvo pero por otro lado ilumino nuestras retinas con nuevas escenas tan llamativas como las anteriores. Habia multitud de paisanos y paisanas trabajando en los diferentes tramos de la autopista. No solo llamaba la atencion de que hubiera mujeres trabajando en la construccion sino que lo hacian vestidas con saris de vivos colores. Los hombres por su parte tampoco utilizaban monos azules ni nada por el estilo. Ellos se aplicaban a los encofrados y demas, vestidos con turbante y toda la indumentaria tradicional del Rajastan. Algun dia estas autopistas transformaran el modo de vida de esta gente, pero hoy por hoy nos daba la sensacion de que eran los vecinos de cada pueblo los que estaban construyendo el tramo de autopista que pasaba por su localidad.


La cantidad de escenas que vimos al pasar por pueblos tan remotos no tuvieron precio y sobre todo en las paradas que hicimos para que el conductor pudiera calmar su dolorido tobillo. Las mujeres llaman mucho la atencion al igual que en el resto de la India por sus vestidos, pero los hombres en Rajastan son muy diferentes del resto. Aqui llevan turbantes de vivos colores que hablan de su estado y su posicion social. Ademas lucen unos bigotazos tremendos y muchos de ellos tienen aros en las orejas y parecen recien salidos de una galera turca. Otros ya metidos en canas airean su pelo teñido con hena.


Y en los pueblos a la luz del atardecer se veia a los hombres charlando tranquilamente sentados en cunclillas con la naturalidad del que nunca ha tenido una silla para sentarse.

No hay comentarios: