lunes, 27 de abril de 2009

Hanoi

Aunque los franceses vengan aqui en busca de no se que ... Hanoi no deja lugar a dudas. Es el prototipo de ciudad asiatica: densa, ruidosa y probablemente la mas hiperactiva que hemos visto. Hanoi es toda una experiencia, interesante pero tan intensa que puede llegar a estresar con facilidad.

La primera vez que estuvimos en Hanoi era de paso para ir a Hue, pero la segunda vez tuvo mas miga. Tras encontrar un alojamiento en el norte de la ciudad vieja nos dispusimos a explorarla con mapa en mano y a golpe de zapatilla. La ciudad vieja de Hanoi se encuentra alrededor de un laguito llamado "ho Han Kiem" que es lo mas parecido que hay aqui a un remanso de paz. El lago en cuestion tiene un templo en medio, al que se accede a traves de un bonito puente puente de madera.


Asi andando llegamos a la Catedral catolica ... si, si habeis leido bien. La experiencia colonial francesa, ademas de un pan bastante razonable y un cafe negro como el petroleo, dejo tras de si a un 10% de la poblacion cristianizada. El edificio en si es mas bien basto y esta hecho principalmente de cemento.


Despues de mucho patear nos sentamos a comer en un restaurante sin nombre que no tenia puertas ni nada, sino mas bien una lonja completamente abierta a la calle con mesitas y sillas muy bajas, al estilo de Vietnam. El color de las paredes no inspiraba mucha confianza, pero en dos ocasiones que habiamos pasado por alli nos habia llamado la atencion que siempre estaba lleno de vietnamitas haciendo trabajar a la mandibula no importa la hora del dia que fuera.


Probamos varias cosas y en general todo estaba bueno, pero los tomates rellenos ... estaban sublimes. El sitio lo encontrareis al principio de la calle Dinh Liet segun se viene andando del lago.

La tercera y ultima vez que fuimos a Hanoi fue al regresar de nuestra excursion de la bahia de Halong. Teniamos ya acordado el mismo hotel que la vez anterior. Habiamos quedado con las chicas de Madrid que habiamos conocido en Sapa. Tras enseñarnos los vestidos de seda que se habian mandado hacer, nos fuimos a cenar ... como no al sitio de los tomates. Esta vez al estar 5 pudimos pedir mas platos y asi probar mas cosas. Estaba todo buenisimo, pero todos estuvimos de acuerdo en que los tomates eran sobrenaturales.


Despues nos fuimos paseando hasta el mercado para bajar la cena. Nos llamo mucho la atencion que nosotros eramos practicamente los unicos no vietnamitas.

Las chicas de Madrid tenian que madrugar para coger el avion, asi que las acompañamos al hotel. Despues nosotros ibamos paseando por la ciudad vieja y nos llamo la atencion un sitio que mas que un garage parecia un callejon estrecho y a su alrededor habia un monton de paisanos aplicandose con unos cuencos que con la poca luz que habia parecian contener una sopa negra ... que hostias ! a pesar de estar llenos nos sentamos a degustar la sopa de sesamo negro. Era muy poco dulce y muy suave, y con el frio que hacia entraba de maravilla. Despues pedimos la otra variedad que tenian que era de color amarillo y llevaba naranja.

Al dia siguiente nos fuimos a ver otras zonas de la ciudad, como el mausoleo a Ho Chi Minh y otros edificios oficiales que hay a su alrededor. Ho Chi Minh fue el lider de el Vietnam comunista del norte y se le considera el padre de la patria. El mausoleo es al estilo del de Lenin, y es gratis pero no pudimos verlo por dentro porque tiene unos horarios muy restringidos.


Una de las atracciones mas destacadas de Hanoi fue el Templo de la literatura. Antiguamente hacia de Universidad o mas bien de escuela de funcionarios, pues aqui era donde se preparaban durante 3 años los que llegarian mas tarde a ocupar los cargos publicos. Consiste de varios patios con estanques, galerias y bonsais.


En uno de ellos hay un monton de lapidas enormes montadas encima de una especie de tortugas de piedra. Estas lapidas contienen los nombres de los que fueron aprobando los examenes desde el siglo XV.


Tenia en la parte de arriba el altar a Confucio y cuatro de sus mejores discipulos, pues los estudios que alli se impartian estaban basados en sus enseñanzas.


Y para despedirnos como no podia ser menos nos dimos otro homenaje a base de especialidades locales ... entre las que se encontraba, como ya habreis adivinado, los dichosos tomates.

No hay comentarios: