lunes, 9 de agosto de 2010

Merecio la pena


... cuatro de la mañana, suena el despertador. Aunque es lunes hoy no vamos a trabajar, o por lo menos no tan pronto. A las 4:30 empieza el partido. Aunque estemos tan lejos, tenemos la misma ilusion que todos los demas ... ver a la seleccion ganar una final de la copa del mundo. Estamos a 17700 kilometros para ser exactos, con una diferencia horaria de +8 horas y el frio del invierno acobarda lo suficiente como para ignorar las pantallas gigantes que han puesto en la calle.

No tenemos television en casa (es una larga historia), y ha sido muy dificil ver los partidos anteriores, pero este no nos lo podemos perder, demasiados años esperando como para no verlo ahora. Habian sido ya muchas noches de mundial con otros inquilinos de otros paises en nuestro bloque despertandonos a gritos con la emocion de los partidos ... esta noche nos toca gritar a nosotros.

Nos vestimos a toda prisa improvisando combinaciones de rojo y amarillo y salimos por la puerta, rumbo a ... "AL CINE". Algunos cines de la ciudad han transmitido los partidos mas importantes en directo en 3D como Avatar ... con el sonido espectacular de la sala de cine y todo. No sabemos lo que nos vamos a encontrar, y de hecho nos sorprende ver el cine practicamente lleno.


No se ven muchas camisetas y mucho menos banderas pero al final resulta que casi todos los occidentales estan con Holanda ... los asiaticos (indios, japoneses, coreanos ... ) todos con España, el equipo de moda. Eso si, ninguno grita como nosotros. Y mucho mas cuando llego el gol.

Y merecio la pena ... el madrugon, la falta de sueño, la adrenalina saliendo por las orejas, la alegria inmensa ... un equipo sin complejos de chavales de todas las regiones de España que nos hizo sentir tan orgullosos ... inolvidable.

No hay comentarios: