lunes, 18 de marzo de 2013

De Batesman Bay a Moruya

La distancia para este dia era bastante menos y ademas no hacia mal tiempo como el dia que condujimos a Ulladulla, asi que decidimos tomarnoslo con calma. Elegimos una carretera costera que va entre Batesman Bay y Moruya.

El trayecto esta plagado de playas preciosas con nombres tan sugerentes como Lilli Pilli o Malua Beach. El dia estaba muy despejado y muy azul pero desafortunadamente el viento soplaba fuerte y un poco frio de manera que no. incitaba mucho a darse un chapuzon



Hacia la mitad del trayecto se accede a una zona muy forestada que se llama Burrewarra point. Es una pequeña peninsula por la que hay se puede hacer una bonita caminata. A un cierto punto escuchamos unos sonidos que no habiamos oido nunca. Al acercarnos con cuidado vimos unas cacatuas de color negro gigantes. No habiamos visto nunca cacatuas negras y nunca tan grades como estas.

Las vistas tampoco estaban mal. Aqui podeis ver las vistas a Guerrilla Bay.



Antes de llegar a Moruya vimos la zona donde estaba la cantera de granito de la que sacaron toda la piedra para los pilares del puente de Sidney. Los trabajadores eran principalmente italianos y escoceses pues tenian mas experiencia trabajando con granito que los australianos. En total 18,000 metros cubicos fueron transportados a Sidney para los pilares del famoso puente.


Como pudimos leer en los cuadros explicativos no solo sacaban la piedra de aqui sino que la tallaban y la llevaban a Sidney por barco, puesto que las carreteras de la epoca no eran gran cosa. Nos tendremos que morder la lengua para no acabar diciendo que no han mejorado mucho.


2 comentarios:

Enrique Soto dijo...

Saludos desde España. Por favor sigue poniendo información y fotos de ahí, prácticamente nuestras antípodas.
Me gusta.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Enrique,
Muchas gracias por leernos y dejar tu comentario. Australia da para escribir muchos articulos y todavia nos quedan muchos rincones que explorar asi que seguiremos actualizando el blog regularmente. Lectores como tu nos animan.